BOPA nº 456, pag. 25471 de la VII Legislatura (12/06/2006)


En cumplimiento del Real Decreto 4/2010, por el que se regula el Esquema Nacional de Interoperabilidad en el ámbito de la Administración Electrónica, los archivos pdf anteriores cumplen el estándar ISO 19005-1:2005 o el ISO 32000-1:2008.

Puede obtener un lector pdf compatible con dichos estándares en: https://pdfreaders.org; donde no se facilita un programa en exclusiva además de seguir la recomendación de la Unión Europea de usar software libre.



7-06/PL-000006, Proyecto de Ley sobre potestades administrativas en
materia de actividades de ocio en los espacios abiertos de los municipios
de Andalucía
Calificación favorable y admisión a trámite de la enmienda a la totalidad
con propuesta de devolución presentada por el G.P. Izquierda Unida Los
Verdes-Convocatoria por Andalucía
Sesión de la Mesa de la Comisión de Coordinación de 8 de junio de 2006
Orden de publicación de 8 de junio de 2006
A LA MESA DE LA COMISIÓN DE COORDINACIÓN
El G.P. Izquierda Unida los Verdes-Convocatoria por Andalucía, de acuerdo
con lo previsto en el Reglamento de la Cámara, formula la siguiente
enmienda a la totalidad con propuesta de devolución al Proyecto de Ley,
7-06/PL-000006 sobre potestades administrativas en materia de actividades
de ocio en los espacios abiertos de los municipios de Andalucía
JUSTIFICACIÓN
El llamado "botellón" o "botellona" se ha convertido en un fenómeno que ha
transcendido lo social para pasar a convertirse en un problema político.
La concentración de los vecinos jóvenes en determinados espacios de
nuestras ciudades para relacionarse es, cada vez más, motivo de debate
social y polémica partidista. Como en otros aspectos de la convivencia
cívica, se trata de resolver el ejercicio de varios derechos por parte de
la ciudadanía. Por una parte, los vecinos tienen derecho a disfrutar de
una ciudad limpia y sin ruidos; por otra parte, los vecinos tienen derecho
a ocupar los espacios públicos para relacionarse de forma cívica.
La ocupación de los espacios públicos para relacionarse es tan antigua
como la propia cultura mediterránea. En Andalucía, las manifestaciones de
carácter popular, así como la diaria convivencia entre vecinos y vecinas,
han tenido como escenario las plazas y las calles de nuestros pueblos y
ciudades. Compartimos, sin embargo, que el derecho al descanso de los
vecinos es un bien a preservar, pero no será posible garantizar ese
derecho desde la represión sin asegurar el diálogo y el acuerdo entre
vecinos con intereses distintos.
El fenómeno actual del botellón tiene múltiples causas. Pero entre ellas
está, sin duda, la carencia de espacios propios para las relaciones
sociales (vivienda o centros sociales), el precio de la bebida en locales
en contraste con la escasez de recursos de los vecinos jóvenes y, desde
luego, la necesidad de encuentro en un espacio y en un tiempo propios, no
dirigidos.
Como el propio Proyecto de Ley reconoce, en él se trata de regular un solo
aspecto: "el de evitar las desfavorables repercusiones e estas nuevas
manifestaciones de ocio que afectan a la normal convivencia en las
ciudades". Pero si se reconoce el carácter integral y transversal del
problema, la solución no puede venir desde una óptica limitada a la
represión de un fenómeno con diversas causas.
El proyecto de ley que nos ocupa es una mera enunciación de infracciones y
sanciones que sigue la senda de la criminalización de la juventud andaluza.
Nada hay en este proyecto que permita profundizar en el por qué del
"botellón". Un proyecto de ley de estas características debería comenzar
por obligar a las distintas instituciones a articular espacios de diálogo
entre los vecinos a través de cauces participativos que permitieran
encontrar soluciones adecuadas a cada realidad local.
Un proyecto de ley que quiera evitar los problemas que puede originar el
"botellón" debería apostar, en coordinación con las administraciones
locales y dotándolas de financiación, por el fomento de medidas de ocio
alternativo, por la habilitación de espacios para el ocio autogestionado
de los vecinos jóvenes, por la información veraz y responsable sobre los
efectos en la salud del consumo de alcohol y otras sustancias legales e
ilegales.
Además, este proyecto de ley apuesta por reforzar una peligrosa tendencia
que rompe con la cultura tradicional mediterránea y que supone avanzar en
la privatización del espacio público. Este proyecto de ley apuesta por el
ocio dirigido y de carácter privado como forma hegemónica de articulación
social en los espacios ciudadanos.
Así mismo, este proyecto de ley faculta a los gobiernos locales al
ejercicio de unas competencias en materia de regulación de espacios
públicos y régimen sancionador que no van acompañadas por la garantía de
una financiación suficiente por parte de la administración autonómica más
allá de la posibilidad de firmar convenios que, si nos atenemos a los
precedentes en otras competencias de la Junta que son ejercidas por los
Ayuntamientos, significan siempre una carga demasiado onerosa para éstos.
Cada administración, en el ámbito de sus competencias, debe propiciar que
el espacio público sea ocupado de forma cívica, pacífica y compaginando
los distintos derechos en juego. La ampliación de la oferta de ocio
juvenil autogestionado, la atención a la higiene y la salud, el control de
todo tipo de ruidos en las ciudades, la posibilidad de emanciparse antes
de los 30 años, el control de la calidad de las bebidas, la privatización
o no de los espacios públicos, la precariedad en el trabajo y la falta de
expectativas de los sectores más jóvenes de nuestra sociedad son
responsabilidad de distintas administraciones.
En consecuencia, se desprende, de forma obvia, la necesidad de una norma
relativa al fomento del ocio juvenil.
Por todo ello, el G.P. Izquierda Unida Los Verdes-Convocatoria por
Andalucía solicita la devolución de este proyecto de ley al Consejo de
Gobierno.
Parlamento de Andalucía, 6 de junio de 2006.
La Portavoz del G.P. Izquierda Unida Los Verdes-
Convocatoria por Andalucía,
Concepción Caballero Cubillo.