BOPA nº 541, pag. 29888 de la VII Legislatura (03/11/2006)


En cumplimiento del Real Decreto 4/2010, por el que se regula el Esquema Nacional de Interoperabilidad en el ámbito de la Administración Electrónica, los archivos pdf anteriores cumplen el estándar ISO 19005-1:2005 o el ISO 32000-1:2008.

Puede obtener un lector pdf compatible con dichos estándares en: https://pdfreaders.org; donde no se facilita un programa en exclusiva además de seguir la recomendación de la Unión Europea de usar software libre.



7-06/PL-000009, Proyecto de Ley de reconocimiento de la Universidad
Privada Fernando III
Enmienda a la totalidad con propuesta de devolución presentada por el G.P.
Izquierda Unida Los Verdes-Convocatoria por Andalucía
Calificación favorable y admisión a trámite
Sesión de la Mesa de la Comisión de Innovación, Ciencia y Empresa de 24 de
octubre de 2006
Orden de publicación de 26 de octubre de 2006
A LA MESA DE LA Comisión de Innovación, Ciencia y Empresa
El G.P. Izquierda Unida Los Verdes-Convocatoria por Andalucía, de acuerdo
con lo previsto en el artículo 110 y siguientes del Reglamento de la
Cámara, formula la siguiente enmienda a la totalidad con propuesta de
devolución al Proyecto de Ley 7-06/PL-000009, de reconocimiento de la
Universidad Privada Fernando III.
JUSTIFICACIÓN
Entre los principales parámetros que permiten evaluar el grado de
desarrollo de una sociedad -siendo, a la vez, herramientas para éste-, se
encuentran, indudablemente, el conocimiento y la igualdad. Conocimiento
entendido como avance en el saber y el entender sobre campos, cuestiones,
dinámicas y procesos antes desconocidos y como transmisión de ese saber y
entender a personas que carecen de él; igualdad entendida como extensión,
alcance y disfrute de todos los avances de esa sociedad -también, por
tanto, el conocimiento- al mayor número de personas posibles para que, en
definitiva, puedan acceder a un mayor grado de bienestar.
La Universidad, en general, está llamada a desempeñar un papel
protagonista en la potenciación y avance tanto del conocimiento como de la
igualdad. La Universidad es trasmisora de conocimientos en su labor
formativa, y también es fuente de conocimiento, genera conocimiento, en
función de su labor investigadora. Asimismo, la Universidad se convierte
en un elemento básico de igualdad, en la medida en que facilite ese acceso
al conocimiento del mayor número de personas posibles -a todas las
capacitadas para recibirlo y utilizarlo en buena ley- sin ningún tipo de
discriminación.
A lo largo de los últimos años, Andalucía ha ido configurando un sistema
universitario público con personalidad propia que ha buscado, ante todo,
el facilitar el acceso a estudios universitarios del mayor número posible
de andaluces y andaluzas. Esto ha supuesto la existencia de nueve
universidades públicas, al menos una por provincia, cada una con sus
peculiaridades y con distintos grados de consolidación y pujanza, factores
estos muy en relación con las características de la zona en que se
implantan y con el tiempo transcurrido desde su implantación. Por ello, el
sistema universitario público andaluz no puede considerarse culminado o
cerrado aún, pues está sometido a múltiples tensiones. Entre estas
tensiones cabe destacar:
- Su propia distribución geográfica: distribución pluriprovincial y, en
algunos casos, con una fuerte dispersión interna en numerosos claustros.
- La polémica e incertidumbre suscitada por el sistema de financiación, al
que cuesta encontrar un equilibrio de parámetros de reparto que satisfagan
a todas las universidades públicas andaluzas. Téngase en cuenta que .las
universidades andaluzas más recientes no han consolidado aún sus
infraestructuras y en algunos casos acumulan una deuda importante como
consecuencia de su propia creación.
- Las sombras de futuro que se ciernen sobre algunas titulaciones, que ven
pender sobre ellas amenazas de cierre si, con independencia de su interés
social y cultural, no superan un determinado número de estudiantes
matriculados.
- El llamado "Espacio Universitario Europeo" que arroja también serias
incertidumbres sobre las posibilidades de algunas universidades
provinciales de ofrecer titulaciones de postgrado en condiciones de
igualdad con las universidades más consolidadas.
Es por todo eso que afirmamos que, en este momento en que el sistema
público andaluz atraviesa las circunstancias descritas, no resulta
adecuado ni oportuno el reconocimiento de un proyecto de universidad
privada andaluza como el que se presenta por la Fundación Fernando III.
Efectivamente, se trata de un proyecto de ámbito andaluz: pues, si por
ahora contiene exclusivamente dos centros -el Centro de Estudios
Superiores "Cardenal Espínola" de Sevilla y la Facultad de Ciencias
Económicas y Empresariales (ETEA) de Córdoba-, cabe esperar que a corto o
medio plazo se incorpore la Escuela de Magisterio de Úbeda, gestionada por
uno de los integrantes de la Fundación (Compañía de Jesús-Provincia
Bética) y, progresivamente, otros centros existentes en la actualidad como
adscritos a una universidad pública o que se creen en el futuro.
Una consecuencia de este reconocimiento sería el añadir dificultades y
restar posibilidades a las universidades públicas, cuyo número de
matriculados disminuiría con el consiguiente riesgo de desaparición de
titulaciones. Ello restaría posibilidades de acceso al conocimiento, e
incluso de generación del mismo, a muchos andaluces y andaluzas que, por
su situación económica fundamentalmente, sólo tendrían acceso a los
estudios universitarios a través del sistema público.
Pero aún más: es fácil deducir que, por cuestiones ideológicas y de
funcionamiento interno, el proyecto de. Universidad Privada Fernando III
no garantiza el cumplimiento de una serie de principios básicos que, según
la Ley Andaluza de Universidades (Ley 15/2003) y la Ley Orgánica de
Universidades (6/2001), deben regir el funcionamiento universitario.
En efecto, en la memoria presentada por la fundación que promueve la
universidad (artículo 1.2.1.) se reconoce su "carácter confesional" y que
desea transmitir unos valores concretos, los del "humanismo cristiano".
Asimismo, según sus principios de funcionamiento (art. 1.2.2.), La
Universidad Fernando III se constituye como una comunidad académica
participativa basada en el humanismo cristiano y en los principios de la
Doctrina Social de la Iglesia, que pretende contribuir al desarrollo y
tutela de la persona. El ideario de la Universidad Fernando III encuentra
su fundamento en la revelación y tradición cristiana y en la experiencia
de dos instituciones, la Asociación Católica de Propagandistas y la
Compañía de Jesús, dedicadas a la formación y a la enseñanza
universitarias. La Universidad Fernando III se obliga a proporcionar a sus
alumnos una formación humana integral de inspiración cristiana, fomentando
la entrega para la construcción de una sociedad más justa y más fraterna.
Por lo que respecta a sus promotores -la Fundación San Pablo Andalucía,
derivada de la Fundación Universitaria San Pablo CEU y la Compañía de
Jesús (Provincia Bética)- cabe señalar lo siguiente:
Entre los fines institucionales de la Fundación San Pablo Andalucía
encontramos: "Proporcionar, en general, a sus alumnos, una íntegra
formación humana inspirada en la Doctrina de la Iglesia Católica, para
fomentar en ellos la entrega a la construcción de una sociedad más justa y
más fraterna mediante el servicio al bien común "(art. 7.1.3.). Y entre
sus principios inspiradores está el siguiente: "Formar a nuestros alumnos
en la fe y en la ética de la Iglesia Católica y en la trascendencia
religiosa."
Por su parte, el CEU (que se encuentra en el origen de la Fundación San
Pablo) define como sus notas distintivas:
 Personalización de la enseñanza. y del aprendizaje a través de tutores y
de un seguimiento completo.
 Carácter integral y coherente de la enseñanza y el aprendizaje. Con
actividades extraescolares o extraacadémicas según el nivel educativo.
 Proyección social: 'un aprendizaje comprometido con la participación de
los alumnos en programas de voluntariado y ayuda social.
 Formación religiosa conforme a la doctrina de la Iglesia Católica.
Por lo que respecta a la Compañía de Jesús, entre las características de
su proyecto educativo encontramos las siguientes:
 Incluir una dimensión religiosa que se apoya en la opción libre de la
persona, al tiempo que fomenta el diálogo entre la fe y la cultura.
 Proponer a Cristo como el modelo de vida humana desde el respeto a las
diferentes opciones particulares.
Fuente. Características de la educación de la Compañía de Jesús (1986).
Con independencia de las buenas intenciones existentes en las
formulaciones anteriores, es más que evidente el signo confesional
católico del proyecto educativo del CEU, lo que excluye a priori a un
número significativo de andaluces y andaluzas que no se sienten
identificados con dicha confesión y que, en consecuencia, no desean ser
formados "religiosamente". Parece claro que en una sociedad como la de
Andalucía de hoy -multiétnica, multicultural y también multirreligiosa, y
con un significativo número de andaluces que no 'se identifican con
ninguna religión-, la instauración de una institución universitaria de
carácter confesional tan marcado constituye un paso atrás o, al menos, un
anacronismo ajeno a la realidad social andaluza.
Por otro lado, y en referencia al estudio económico que acompaña al
proyecto, cabe decir que los datos económicos que se aportan están
claramente desfasados, por comenzar sus estimaciones en el curso
2004/2005, siendo así que, en el mejor de los casos, la Universidad
Fernando III no comenzaría su andadura hasta el curso 2007/08 (tres años
después).
En cualquier caso, queda claro que la financiación de un centro
universitario de este tipo se basa fundamentalmente en dos fuentes: la
colaboración con empresas privadas (lo que condiciona en gran medida las
líneas docentes y de investigación de la universidad, postergando el
interés social ante los objetivos empresariales ) y las aportaciones
económicas anuales o mensuales realizadas por los alumnos y alumnas
matriculados en los mismos.
Si bien para el primer curso (supuestamente 2004/05) se habla de unas
tasas comprendidas entre 2.248 y 4.451 ? por alumno y curso, resultan
mucho más orientativas las tasas que, a fecha de hoy, están aplicando
otros centros universitarios similares de los mismos promotores. Así, la.
Universidad San Pablo - CEU de Madrid fija como honorarios para los
alumnos de nuevo ingreso de primer curso, para el año académico 2006/07,
las cantidades siguientes:
- Derecho:; ; 7.256,05 ?
- Economía y Ciencias Políticas:; 9.280,05 ?
- Medicina:; ; 10.825,05 ?
- Arquitectura:; ; 10.765,05 ?
Con independencia de la existencia de becas, ayudas y créditos al estudio
-cuya dotación, según el artículo 7-3 del Proyecto de Ley, debe coincidir
con el porcentaje de los recursos destinado para tal fin que establezca la
programación universitaria de Andalucía, siendo este insuficiente y poco
acorde con la realidad social andaluza (se habla en la memoria de un 3% de
los ingresos por honorarios)-, queda claro que las cifras orientativas
anteriores resultan prohibitivas para una mayoría de los universitarios y
universitarias andaluces (a ellas hay que añadir además gastos de
transporte, estancia, manutención, etc.). Parece claro que la instauración
de una institución universitaria de carácter privado en Andalucía, con tan
elevados costes para, la mayoría de los alumnos, supone un paso atrás en
el camino emprendido hacia la suficiencia universitaria andaluza y el
acercamiento a la igualdad de los andaluces y andaluzas en sus
posibilidades de acceso a los estudios universitarios.
Además, en el centro universitario cuyo reconocimiento propone el Proyecto
de Ley, en la práctica, el único órgano real de dirección y gestión es el
Patronato, constituido exclusivamente por representantes de las dos
entidades promotoras. Todos los demás órganos personales o colegiados de
dirección emanan del citado patronato, que se reserva para sí las
funciones reales de gobierno (art. 16 de los Estatutos), quedando
relegados todos los demás órganos a meras funciones de consulta o
propuesta. Además, estos, de forma directa o indirecta, están controlados,
por su mayoritaria presencia, por los representantes de la entidad
promotora, en perjuicio de otros colectivos miembros de la comunidad
educativa, como son alumnos y alumnas, profesores y profesoras y
trabajadores y trabajadoras no docentes. Parece claro que el
reconocimiento de un centro de este tipo supone un claro retroceso en los
avances en lo que se refiere a participación que se han venido realizando
en la Universidad andaluza.
En definitiva:
 El carácter marcadamente confesional católico del centro cuyo
reconocimiento se propone puede suponer un claro incumplimiento del
principio fundamental de libertad académica, manifestada en las libertades
de cátedra, de investigación y de estudio (art. 2-2 del Proyecto de Ley).
Asimismo, puede suponer un incumplimiento de la obligada "observancia de
los principios de igualdad, mérito y capacidad, garantizando el derecho a
la no discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión,
disminución física o sensorial, opinión o cualquier otra condición o
circunstancia personal o social" (art. 7-2 del Proyecto de Ley). Puede
suponer también una conculcación del carácter no confesional del Estado,
recogido por la Constitución Española de 1978.
 El elevado coste de los estudios en este centro hace que el acceso al
mismo sea imposible para un importante número de potenciales
universitarios/as andaluces. Ello provocará una selección elitista de
índole económica que perjudicará a la Universidad pública y que dificulta
la futura integración y convivencia social de los universitarios. También
en este caso, puede suponer un incumplimiento de la obligada "observancia
de los principios de igualdad, mérito y capacidad, garantizando el derecho
a la no discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo, religión,
disminución física o sensorial, opinión o cualquier otra condición o
circunstancia personal o social" (artículo 7-2 del Proyecto de Ley).
 La distorsión en favor de los promotores introducida en los órganos de
participación y gobierno puede suponer un incumplimiento de los principios
"d" y "e" expresados en el artículo 2 de la Ley de Universidades
Andaluzas, relativos respectivamente a la igualdad de los miembros de la
comunidad universitaria y a la participación que hace posible la
profundización en la democracia.
EN CONSECUENCIA:
 Por suponer un importante impacto negativo en el conjunto del sistema
universitario público andaluz.
 Por incumplir, por su carácter confesional y elitista, principios
básicos que rigen el funcionamiento de las universidades andaluzas.
 Por dificultar el avance del conjunto de la sociedad andaluza en el
conocimiento y la igualdad cómo herramientas de bienestar y progreso.
 Por razones de inoportunidad social e histórica.
El G.P. Izquierda Unida Los Verdes-Convocatoria por Andalucía solicita la
devolución al Consejo de Gobierno de este Proyecto de Ley.
Parlamento de Andalucía, 20 de octubre de 2006.
La Portavoz del G.P. Izquierda Unida Los Verdes-
Convocatoria por Andalucía,
Concepción Caballero Cubillo.