BOPA nº 634, pag. 35070 de la VII Legislatura (30/03/2007)


En cumplimiento del Real Decreto 4/2010, por el que se regula el Esquema Nacional de Interoperabilidad en el ámbito de la Administración Electrónica, los archivos pdf anteriores cumplen el estándar ISO 19005-1:2005 o el ISO 32000-1:2008.

Puede obtener un lector pdf compatible con dichos estándares en: https://pdfreaders.org; donde no se facilita un programa en exclusiva además de seguir la recomendación de la Unión Europea de usar software libre.



7-07/RP-000001, Resolución de la Presidencia, de 28 de marzo de 2007,
sobre adecuación de los nombramientos y designaciones que efectúe el
Parlamento de Andalucía al principio de presencia equilibrada de hombres y
mujeres
Orden de publicación de 28 de marzo de 2007
RESOLUCIÓN DE LA PRESIDENCIA, DE 28 DE MARZO DE 2007,
SOBRE ADECUACIÓN DE LOS NOMBRAMIENTOS Y
DESIGNACIONES QUE EFECTÚE EL PARLAMENTO DE
ANDALUCÍA AL PRINCIPIO DE PRESENCIA
EQUILIBRADA DE HOMBRES Y MUJERES
El artículo 107 del nuevo Estatuto de Autonomía para Andalucía, aprobado
en referéndum el 18 de febrero de 2007, dispone que "En los nombramientos
y designaciones de instituciones y órganos que corresponda efectuar al
Parlamento de Andalucía regirá el principio de presencia equilibrada entre
hombres y mujeres". La reciente entrada en vigor de nuestra nueva norma
institucional básica, tras la publicación, el pasado 20 de marzo, en el
Boletín Oficial del Estado y en el Boletín Oficial de la Junta de
Andalucía, de la Ley Orgánica 2/2007, de Reforma del Estatuto de Autonomía
para Andalucía, hace inexcusable la obligación de la Cámara de proceder al
cumplimiento del referido mandato estatutario en relación con los
nombramientos y designaciones que deba efectuar el Parlamento de Andalucía
a partir de esa fecha, conforme a lo establecido en su disposición final
tercera.
El Reglamento de la Cámara actualmente vigente regula, en su Título
Decimotercero -artículos 180 a 182-, los procedimientos de designación de
los Senadores que representan a la Comunidad Autónoma, de elección del
Defensor del Pueblo Andaluz, así como de otros nombramientos y elecciones
de personas por el Pleno del Parlamento de Andalucía, sin prever la
exigencia de presencia equilibrada de ambos sexos en todos estos
nombramientos introducida en el nuevo texto estatutario. Nos encontramos,
por tanto, ante una laguna reglamentaria de carácter esencialmente
procedimental que exige una resolución de la Presidencia de la Cámara al
amparo de lo establecido en el artículo 29.2 de su Reglamento.
Dicha exigencia es consecuencia inmediata, en el ámbito de la titularidad
de los cargos públicos, del carácter transversal del principio de igualdad
y no discriminación por razón de sexo, cuya vinculación positiva para los
poderes públicos podía ya inferirse del mandato contenido en el artículo
9.2 de la Constitución, siendo ahora establecida con mayor concreción por
el nuevo Estatuto de Autonomía para Andalucía en varios de sus artículos.
Así, entre ellos pueden destacarse, por citar sólo aquellos que más
directamente afectan al referido ámbito, junto al artículo 107 citado, la
promoción de la democracia paritaria -artículo 10.2- y de la igualdad de
hombres y mujeres en todos los ámbitos sociales, laborales, económicos y
representativos -artículo 73.1 a)-; el establecimiento de criterios de
igualdad de género para la elaboración de las listas electorales -artículo
105.2-, o la presencia equilibrada de hombres y mujeres en el nombramiento
de los titulares de los órganos directivos de la Administración andaluza
-artículo 135-.
Este principio de "presencia equilibrada" al que hacen referencia algunos
de los preceptos estatutarios citados, incluido el que atañe a los
nombramientos que deba efectuar la Cámara, ha sido acogido también en
fecha reciente por la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la
igualdad efectiva de mujeres y hombres -BOE núm. 71, de 23 de marzo-, cuyo
artículo 16, dictado al amparo de lo establecido en el artículo 149.1.1.ª
de la Constitución, dispone que "Los poderes públicos procurarán atender
al principio de presencia equilibrada de mujeres y hombres en los
nombramientos y designaciones de los cargos de responsabilidad que les
correspondan". Por su parte, la disposición adicional primera de la citada
ley, dictada al amparo de idéntico fundamento constitucional, precisa que
"se entenderá por composición equilibrada la presencia de mujeres y
hombres de forma que, en el conjunto a que se refiera, las personas de
cada sexo no superen el sesenta por ciento ni sean menos del cuarenta por
ciento".
Este entendimiento del principio de presencia o composición equilibrada de
ambos sexos por el legislador estatal parte de una concepción cualitativa
del concepto de democracia paritaria superadora de los inconvenientes
lógicos de su concepción estrictamente aritmética, sin afectar al objetivo
esencial de plasmar y visualizar, en el ámbito del poder público, la
división del género humano en dos sexos muy similares en número existente
en la sociedad. Por ello, parece también la opción más adecuada para
satisfacer el mandato estatutario en relación con las designaciones y
nombramientos que haya de efectuar el Parlamento de Andalucía, por lo que
debe ser incorporada a la regulación reglamentaria de los respectivos
procedimientos, salvo que la propia norma reguladora de la institución u
órgano establezca una presencia mínima superior para cada sexo.
Varios son, en cualquier caso, los distintos supuestos que pueden
concurrir y que han de ser tomados en consideración a la hora de proceder
a tales designaciones y nombramientos: si se trata de instituciones u
órganos nuevos, o de la simple renovación de los ya existentes; si
dependen del Parlamento o no; si las propuestas de candidatos se atribuyen
formalmente o no a los grupos parlamentarios; si el nombramiento de sus
miembros corresponde íntegramente a la Cámara o sólo de manera parcial; o
si la composición de los mismos era ya equilibrada antes de la entrada en
vigor del mandato estatutario. En todos estos casos, las reglas del
procedimiento han de ir dirigidas a alcanzar o mantener, de la manera más
directa posible, la presencia equilibrada de ambos sexos en el sentido
anteriormente indicado. En consecuencia, en las instituciones y órganos de
nueva creación, o que cuenten ya con dicha presencia equilibrada, el
sistema de nombramiento o elección, ya sea total o parcial, habrá de
garantizar, respectivamente, que la misma se establezca o mantenga. Por el
contrario, en aquellos casos en los que uno de los sexos no alcance el 40%
de presencia, habrán de arbitrarse los procedimientos necesarios para que,
con ocasión de su próxima renovación total o parcial, dicha presencia
mínima quede igualmente garantizada o se incremente en beneficio del sexo
infrarrepresentado. De otra parte, en las instituciones u órganos respecto
de los cuales al Parlamento de Andalucía sólo le corresponda el
nombramiento o elección de una parte de sus integrantes, tal nombramiento
o elección estará igualmente condicionado por el efectivo cumplimiento del
principio de presencia equilibrada desde la perspectiva del conjunto de
miembros que corresponda designar a la Cámara.
Finalmente, y en garantía de la propia eficacia del mandato estatutario
desde el inicio de cada procedimiento, resulta imprescindible atribuir a
la Mesa del Parlamento la facultad de no admitir a trámite o, en su caso,
suspender la tramitación de todas aquellas propuestas que impidan, de
manera individual o en conjunto con el resto, la consecución del objetivo
de presencia equilibrada de hombres y mujeres en las instituciones u
órganos de que se trate, conforme a los criterios anteriormente indicados.
Por todo lo expuesto, esta Presidencia, en uso de las facultades que le
confiere el artículo 29.2 del Reglamento del Parlamento de Andalucía, ha
resuelto dictar la siguiente
RESOLUCIÓN
Primero. En los nombramientos y designaciones de instituciones u órganos
que corresponda efectuar al Parlamento de Andalucía regirá el principio de
presencia equilibrada entre hombres y mujeres.
Se entenderá por "presencia equilibrada" aquella en la que, en el conjunto
a que se refiera, el número de personas de cada sexo no supere el 60% ni
se encuentre representado en menos del 40%.
El citado principio se aplica a todos los nombramientos y designaciones de
miembros de instituciones y órganos que corresponda realizar al Parlamento
de Andalucía, sean éstos o no íntegramente de extracción parlamentaria, se
produzca por vez primera o sean como consecuencia de una renovación total
o una mera sustitución parcial de dichos miembros.
Cuando el número total de integrantes de la institución u órgano de que se
trate, o de la parte que corresponda elegir al Parlamento, no permita
respetar la referida proporción, la presencia de hombres y mujeres será lo
más cercana posible al equilibrio numérico.
Segundo. La Mesa comprobará que las correspondientes propuestas permiten
cumplir los requisitos establecidos y las admitirá si se ajustan a lo
establecido en la presente resolución o disposiciones complementarias a
que pudiera dar lugar.
En el supuesto de propuestas que impidan, de manera individual o en
conjunto con el resto, la consecución del objetivo de presencia
equilibrada de hombres y mujeres en las instituciones u órganos de que se
trate, la Mesa del Parlamento podrá suspender la tramitación de las mismas
hasta verificar, a la vista del resto de las propuestas que deban
presentarse, su adecuación a los criterios anteriormente indicados.
Tercero. El procedimiento para el mencionado nombramiento y designación de
personas se ajustará, en su caso, a lo previsto en la norma legal
respectiva, siempre que la citada regulación permita que, en el conjunto
del órgano o de la parte que corresponda elegir al Parlamento, cada uno de
los sexos esté representado como mínimo en el 40%, o en la forma más
cercana posible al equilibrio numérico.
Cuarto. .Lo dispuesto en la presente resolución resulta aplicable a la
renovación parcial y a las sustituciones individuales de los nombramientos
o designaciones que deban realizarse a partir de la entrada en vigor de la
misma. A tal efecto, y cuando en su estado actual la citada proporción no
se guarde en la composición global del órgano o en la parte que
corresponda elegir al Parlamento, las correspondientes propuestas de
renovación parcial o sustitución de los grupos, sean estas individuales o
colectivas, deberán necesariamente estar integradas por personas del sexo
infrarrepresentado en número suficiente hasta conseguir que se alcance la
representación mínima del 40% señalado.
Quinto. La Mesa de la Cámara, contando con el acuerdo de la Junta de
Portavoces, adoptado por mayoría de al menos tres quintos, dictará las
disposiciones complementarias a las que pudiera haber lugar.
Disposición adicional. Lo dispuesto en la presente Resolución en relación
con el principio de presencia o composición equilibrada de hombres y
mujeres será de aplicación a la Mesa del Parlamento de Andalucía. En las
Comisiones y en sus respectivas Mesas el cómputo de presencia de cada uno
de los sexos se realizará tomando en cuenta su representación respectiva
en el conjunto de Comisiones y Mesas de la Cámara.